Cómo aprobar mejor un examen
Para superar un examen deberás de contar con la información técnica y los conocimientos específicos de la materia. Sin embargo, en muchas ocasiones eso no es suficiente. Seguramente alguna vez habrás suspendido cuando te lo sabías todo. Toma nota de los siguientes consejos para que no te vuelva a suceder. ¡Estudia bien y seguro que apruebas!

Es importante dormir adecuadamente los días previos al examen. La falta de sueño impide la concentración y durante la prueba te asaltaran las dudas. Planifica tu tiempo de estudio y procura no distraerte la noche anterior al examen. No obstante, tampoco es bueno obsesionarse, una vez lo tengas todo repasado, desconecta y eso relajará tu mente, y tus conocimientos podrán acomodarse más eficientemente en la cabeza. Así podrás acudir al examen fresco y relajado.

Si el examen es oral, practica en casa repitiendo en voz alta todas las frases que vayas a utilizar. Para ello colócate al frente de un espejo. Ponle entonación y obsérvate para corregir aquellos gestos que podrían mostrar inseguridad. Mientras que si el examen es escrito, practica redactando con tus propias palabras, las respuestas a las preguntas que supones que pueden realizarte.

Escucha o lee atentamente todas las preguntas y tómate tu tiempo para responder. Si puedes elegir entre varias preguntas o temas para empezar a responder, empieza siempre por la que mejor conoces. Eso hará que tengas mayor seguridad y puedas terminar el examen en menos tiempo.

Recuerda no responder sobre aquello que no te hayan preguntado, sólo porque tú sabes más sobre eso. El profesor entenderá que eso lo haces porque ignoras lo que te han preguntado. No te pongas nervioso, seguro que todo saldrá bien.