Cómo hacer la portada de un trabajo escrito
El trabajo de final de curso es uno de los últimos requisitos que un estudiante necesita para poder obtener el título o pasar a un curso superior. También se hacen trabajos para la universidad, el postgrado, la maestría o el doctorado. Realizar un trabajo escrito es una actividad muy enriquecedora para el alumno ya que profundiza en los conocimientos sobre un tema concreto y pone en práctica todo lo aprendido durante el curso. En este trabajo pretende que se desarrolle un aspecto único de un tema relacionado con el área en el que ha recibido la educación.

Muchas veces el trabajo cuenta mucho para la nota final, de ahí la vital importancia de este tipo de trabajos de investigación. Tanto los aspectos estructurales del trabajo o tesis, como los de contenido son sumamente importantes, ya que un error pequeño puede ser considerado como un fallo que te reste puntuación.

Pero en este caso vamos a centrarnos uno de los aspectos más divertidos de un trabajo que es hacer la portada. Tienes que tener en cuenta que será lo primero que tus evaluadores verán, así que debes prestarle la importancia que se merece. Los aspectos necesarios y tradicionales son los siguientes:

1. La identificación de la institución. Esta incluye el nombre del colegio, de la universidad, de la facultad o del área de postgrado.
2. El título del trabajo de investigación o tesis de grado.
3. El nombre o nombres completos y apellido o apellidos completos del autor o autores si el proyecto se ha realizado en grupo.
4. El nombre y apellido del tutor o de los profesores tutores del trabajo.
5. La fecha en que se entrega el trabajo, incluyendo la ciudad y el año.