La profesión de entrenador o monitor deportivo
El deporte es considerado por muchos como una afición, pero también puede convertirse en una profesión y poder dedicarse a ello en el mundo laboral. No estoy hablando de ser futbolista profesional, que también existe esa posibilidad si realmente eres bueno con el balón en los pies, pero te puedes dedicar al mundo del deporte desde otras disciplinas, como por ejemplo la de entrenador.
La profesión de entrenador o monitor deportivo
Los entrenadores o monitores deportivos enseñan las habilidades y técnicas de uno o varios deportes. El objetivo es desarrollar la capacidad, la técnica y el rendimiento de sus alumnos mediante ejercicios físicos y de habilidad. Excepto casos de alto nivel, el trabajo suele ser a tiempo parcial y también de forma voluntaria en escuelas u otras instituciones.

Para ser entrenador o monitor deportivo, es necesario, además de realizar una formación como por ejemplo curso de entrenador de futbol sala: ser entusiasta del deporte que está entrenando, conocer formas de motivación para que los jugadores den el máximo rendimiento, ser capaz de diseñar planes de formación innovadores, tener buena capacidad de observación, ser buen comunicador, disfrutar trabajando en estrecha colaboración con otras personas y algo muy importante: tener paciencia.

Los entrenadores y monitores deportivos enseñan y transmiten las habilidades y técnicas de uno o varios deportes a muchas clases de personas, desde principiantes hasta expertos. Animan a sus deportistas a mejorar su rendimiento. En el deporte profesional, el entrenador tiene que estar tan comprometido como los deportistas a los que entrena.

Los entrenadores son los encargados de preparar los programas de entrenamiento adaptados a cada deportista para llevarlos a su rendimiento máximo en el momento adecuado. En el caso de deportes en equipo como el fútbol o el baloncesto, tratan de conseguir que sus miembros formen un conjunto de juego bien compenetrado. Los entrenadores siempre disponen de material de entrenamiento para los diferentes ejercicios.

La máxima prioridad del entrenador siempre debe ser a seguridad y cuidar la salud de sus alumnos. Cuando se lesiona un jugador, el entrenador es el responsable (si no se dispone de un médico en el equipo) de preparar un programa de recuperación en colaboración con otros especialistas como los fisioterapeutas. Los entrenadores también deben tener nociones de nutrición porque la alimentación es muy importante en el rendimiento deportivo.

Los entrenadores deben conocer en profundidad las normas y reglamentos del organismo que rige su deporte, y asegurarse de que los jugadores también las respetan. Además, los entrenadores tienen que tener buen olfato para reclutar a otros jugadores que puedan completar el equipo cuando éste participa en competiciones oficiales.