Mediación de conflictos en centros educativos
En los centros educativos conviven alumnos y profesores de muy diversas procedencias, orígenes, nacionalidades, estilos de vida, formas de ser y de pensar, lo cual hace que, a la larga, se originen conflictos entre los propios alumnos o entre alumnos y profesores. Para solucionar estos conflictos haciendo además que la solución sea una experiencia enriquecedora para todas las partes en conflicto se ha creado la mediación.

Mediante la mediación se resuelve un conflicto entre dos o más personas con la ayuda de un tercero imparcial, el mediador, quien puede ser un alumno, un profesor o un padre. El mediador no impone soluciones ni decide quién tiene razón, sino lo que busca es satisfacer las necesidades de todas las partes, buscando una solución que sea satisfactoria para todos.

Es importante resaltar que la mediación es totalmente voluntaria, ya que en todo momento se pregunta a las partes en conflicto si quieren solucionarlo por este método y es totalmente confidencial, basándose tan sólo en el diálogo.

El proceso de mediación comienza con la premediación, momento en el que se buscan las condiciones para proceder a la mediación, hablando con las partes por separado, explicando en qué consiste la mediación y si consienten en resolver su problema por este medio.

Una vez comenzada la mediación, se pedirá a las partes que expongan lo ocurrido, permitiendo que todas las se expresen por igual. Una vez hecho esto se procederá a identificar los problemas que deben solucionarse, y se propondrán una serie de soluciones que serán evaluadas por las partes. Si ambas aceptan alguna solución de ellas, se llegará a un acuerdo, que será en todo momento equilibrado para ambas partes y posible de realizar, así como el método para confirmar que ambas partes están cumpliendo el acuerdo.