Técnicas de cálculo mental
Desde pequeñitos en la escuela nos enseñan a realizar operaciones matemáticas, al principio son simples sumas y restas, pero con el paso de los cursos se complican. De una cifra pasan a las dos cifras y, aunque conviene recurrir lo menos posible a la calculadora para agilizar la capacidad de resolución de las operaciones, en ocasiones, son operaciones tan complejas que se necesita de una máquina. Sin embargo, conviene seguir aplicando técnicas de cálculo mental para que de mayores tengan un buen control de los números y por lo tanto de sus finanzas.

El cálculo mental ayuda a la adquisición de habilidades como la concentración y la atención. Además, muchas veces es imprescindible aplicar correctamente las propiedades conmutativas, asociativas y distributivas de las matemáticas. Para reducir el tiempo de resolución de los ejercicios, los alumnos tienen que ejercitar el cerebro lo máximo posible, ya que este es el órgano clave de la inteligencia. ¡Toma nota de las siguientes técnicas!

1. Cuando se suman dos parejas de números a las que tan solo separa una unidad (18+20, 34+36), el resultado es igual al doble de la pareja que se salta (19×2=38, 35×2=70).

2. Si los números que se suman son consecutivos, se calcula el doble de la cifra más baja y al resultado se le suma 1: 56+57 = 56×2+1 = 113

3. No obstante, las sumas resultan más sencillas si el primer número es mayor que el segundo, por lo que conviene realizar la operación de este modo. Si hemos de sumar 8+32, será más sencillo resolver la operación al revés, es decir, 32+8. En las multiplicaciones, a menudo es preferible aplicar la misma técnica.

4. Cuando los números que se han de sumar tienen varios dígitos, se separan los de la izquierda, se suman y al resultado se añade un cero si el número representa una decena, dos ceros si es un centena y así de manera sucesiva. Después se suman el resto y, por último, los resultados de ambas operaciones. Si queremos calcular cuánto es 789+123, realizaremos la siguiente operación: 7+1=8 (800), 89+23=112. Por lo tanto, el resultado será 800+112=912.

5. En las restas, la técnica del redondeo es muy usada- Cuando uno de los números que se reste sea casi una decena, se resta esa decena y se suman las cifras que faltan hasta completarla: 94-29= 94-30+1 = 65. ¿Verdad que es más fácil?

6. El redondeo también sirve para las multiplicaciones. Veamos un ejemplo, la operación se calcularía del siguiente modo: 892×9 = (800+92)x9 = 7.200 + 828 = 8.028.