Tipos de lecturas para niños según su edad
Para inculcar a un niño el gusto por la lectura y que esta se convierta en un hábito, nada mejor que ayudarle a desarrollarlo desde que es pequeño, haciéndole entrar poco a poco en el apasionante mundo que le abren los libros.

Para ello es importante que elijamos libros que sean adecuados para su edad y, sobre todo, que sean del gusto del niño. Esto debemos respetarlo y no obligarle a leer el libro que nosotros creemos que le debe gustar, ya que si se lo imponemos, percibirá la lectura como algo negativo y la rechazará.

Desde que es un bebé hasta los dos años, seremos los adultos quienes leamos a los niños, eligiendo historias que tenga un texto pequeño y vocabulario muy sencillo. Las imágenes deben ser coloridas para despertar su interés, deben contener personajes amables y tiernos y que realicen acciones con las que el niño ya esté familiarizado. También es importante que estén hechos de materiales resistentes y agradables al tacto.

Desde los dos a los seis años, los especialistas aconsejan comenzar por los cuentos clásicos e ir ampliando los temas. De ese modo, podremos también ir descubriendo cuáles le interesan más.

Entre los siete y los nueve años, podremos darles a leer textos cortos, que sean comprensibles y que ayuden al niño a superar miedos que pueda tener. Lo mejor son cuentos fantásticos, con animales e incluso narraciones de humor y deberemos evitar cuentos de terror que puedan asustarles.

Para niños de nueve a doce años, podemos ofrecerles textos que contengan pocas imágenes, para que la narración sea lo más importante. Podemos darles libros hasta de 100 páginas, ya que serán capaces de entender casi todo el vocabulario. Lo mejor es darles narraciones con las que puedan idénticas, como aquellas protagonizadas por niños de su edad.