Consejos para preparar y aprobar unas oposiciones
Después de mucho tiempo de estudio, llega el momento más deseado y temido por los estudiantes, la hora de enfrentarse al examen y poder lograr la ansiada plaza para la que se han estado preparando mucho tiempo. Pero, por otra parte, en ese momento surgen las dudas y las inseguridades, así como el miedo a fracasar y que todo el esfuerzo haya sido en balde. Para afrontarlo con el mayor éxito posible existen una serie de pautas:

– Duerme bien: No se te ocurra pasarte horas estudiando los temas que llevas más flojos. Lo mejor es dormir bien para llegar con la mente lo más despejada posible al examen, sobre todo si es un test psicotécnico, ya que el razonar adecuadamente nos puede dar muchos puntos.

– Aléjate de los ansiosos: En todo examen de oposición, mientras esperas al llamamiento, oirás a gente que cuenta lo nerviosa que está, lo difícil que puede ser, que se le ha olvidado todo, etc. Aléjate de ellos porque te pueden contagiar su estado de nervios.

– Prepara todo el material la noche antes: Nada de carreras el día del examen revolviendo toda la habitación buscando el lápiz necesario. Prepáralo todo por la noche de forma que a la mañana siguiente no pierdas tiempo.

– Si cuando te entregan el examen te quedas en blanco o te pones muy nervioso, relájate. Respira profundo durante unos minutos y poco a poco tu mente se desbloqueará y podrás hacer bien el examen.

– Asegúrate de que has entendido todas las instrucciones de cómo hacer el examen. Si algo no lo entiendes, pregunta sin miedo a los examinadores. Si usas hoja lectora, ten mucho cuidado al pasar las respuestas, asegurándote de que rellenas la que has decidido que es correcta.

Son pequeños detalles que te ayudarán a superar la temida prueba.

Cómo superar un examen tipo test

Bien sea durante nuestros estudios universitarios o si nos decidimos a estudiar una oposición, tendremos que enfrentarnos a exámenes tipo test, que se utilizan sobre todo en procesos multitudinarios porque permiten averiguar con gran objetividad y fiabilidad si se han adquirido los conocimientos sobre una determinada materia.

Consejos para preparar y aprobar unas oposiciones
Sin embargo, muchos estudiantes temen la realización de este tipo de pruebas, ya que muchas veces la semejanza entre las diferentes opciones que se nos plantean como respuestas puede hacer que nuestra elección sea errónea o pueden contener enunciados largos y farragosos que dificulten la comprensión y nos hagan perder mucho tiempo y provocar así que suspendamos el examen.

Para paliar en lo posible dichas dificultades, te dejamos una serie de consejos que te permitirán enfrentarte con más confianza a este tipo de pruebas:

– Lee muy detenidamente las instrucciones del examen, sobre todo en lo que se refiere al hecho de si las respuestas erróneas restan puntos o no.

– Deja en blanco las respuestas que no puedas contestar o de las que no puedas deducir la respuesta correcta.

– Lee atentamente el enunciado de cada pregunta y después intenta responderla mentalmente. Después busca entre las opciones la que corresponda a tu respuesta. Si no la encuentras, vuelve a leer el enunciado y si finalmente tampoco das con ella, busca la respuesta menos falsa.

– Fíjate en las palabras clave como siempre, a menudo, nunca, jamás, todos, nadie, etc., que pueden determinar si un enunciado es verdadero o falso.

– Contesta primero aquellas que te sabes bien. Después aquellas en las que tienes alguna duda y termina, si te da tiempo, con aquellas que tienes que adivinar. Trabaja rápido pero asegurándote de transcribir correctamente las respuestas a la hoja lectora si la hay.

Exámenes de oposiciones a los distintos cuerpos de la Administración

Aparte del temario, uno de los aspectos que más preocupa a quienes deciden prepararse una oposición es el tipo de exámenes con el que se van a encontrar. Dependiendo de cuáles sean, serán más o menos objetivos y dependiendo de cuáles sean nuestro punto fuerte a la hora de realizarlos(tipo test, pregunta a desarrollar, etc.) podremos elegir unas u otras, obteniendo una ventaja adicional para la preparación de las mismas.

Cuando opositamos al estado, dependiendo del cuerpo y escala al que opositemos, tendremos temarios diferentes, pero para cualquiera de ellos existen elementos comunes como son la Constitución Española, el Derecho Administrativo, temas específicos del funcionariado y del cuerpo al que opositemos.

Consejos para preparar y aprobar unas oposiciones
Aunque los exámenes pueden sufrir variaciones, básicamente, según el cuerpo al que aspiremos, nos encontraremos con este tipo de pruebas:

– Grupo E: Los exámenes suelen consistir en un test psicotécnico, seguido de un ejercicio tipo test sobre el temario y finalmente una prueba específica que varía dependiendo del grupo al que aspiremos.

– En el Grupo C (auxiliares) nos vamos a encontrar también con un test psicotécnico y un cuestionario tipo test sobre el programa. Es diferente el último ejercicio, ya que suele consistir en una prueba de informática.

– En el grupo C de administrativos, las dos primeras pruebas son comunes a los anteriores, y tan sólo difiere la última, en la que tendremos que resolver una serie de supuestos prácticos planteados por el tribunal.

Finalmente, si opositamos a puestos del grupo A, es decir, técnicos superiores y de gestión, comenzaremos realizando un examen tipo test sobre el temario. El segundo ejercicio consistirá en un examen escrito en el que deberemos desarrollar los temas del programa y finalmente tendremos que aprobar un ejercicio consistente en la resolución de supuestos prácticos.

Normalmente los ejercicios son eliminatorios, debiendo aprobar cada uno para acceder al siguiente.

Consejos para leer un examen ante el tribunal de oposiciones

En algunos tipos de oposición una de las pruebas consiste en leer ante el tribunal el examen escrito que hemos realizado con anterioridad. Para hacerlo de forma correcta y obtener la mayor puntuación posible es necesario seguir una serie de pautas:

– Escribe con letra clara y cuida la ortografía: Dado que lo vas a tener que leer y que estarás nervioso cuando lo hagas, debes escribir con letra clara para no tener problemas para descifrarlo cuando lo leas. La ortografía es importante porque será después el tribunal quien lo corrija.

– Organiza bien el examen: Si al terminar de redactar alguna pregunta recuerdas algo que deberías haber incluido en la misma, haz una señal clara en el lugar donde debería ir ese punto, como un asterisco o una llamada y después escríbelo al final de la hoja.

Consejos para preparar y aprobar unas oposiciones
De ese modo será sencillo seguir la lectura cuando estés ante el tribunal.

– Espera a que el tribunal te dé permiso para comenzar: Controla los nervios y espera a que todos los miembros del tribunal estén listos para escucharte. Durante la lectura, de cuando en cuando, mira al tribunal para demostrar confianza en lo que dices.

– Vocaliza bien: No te lances a toda prisa esperando terminar cuanto antes. Vocaliza y habla con voz alta y clara, aunque sin gritar. Haz pausas, respira bien y evita que el tono de la lectura sea monótono, haciendo énfasis en los puntos importantes de cada pregunta.

– Lee lo que está escrito: A veces sentimos la tentación de volver a estudiarnos el tema para así sacar mejor nota en la exposición, pero el tribunal detectará si estamos leyendo lo que hemos escrito o estamos añadiendo información. Como esto supone un suspenso automático, es mejor atenerse a lo escrito, aunque no esté del todo completo, que jugarnos la plaza por querer subir una décimas.

Estudiar oposiciones en verano

Llega el verano y se nos ocurren cientos de actividades que realizar durante todo el tiempo libre de que disponemos. Sin embargo, cuando estamos preparando una oposición, sobre todo si es para escalas altas de funcionarios, no podremos dejar pasar el verano sin estudiar, y a que perderían el ritmo y no podrían concluir el estudio del temario a tiempo.

Sentarse cada día a estudiar unas horas mientras tu familia o tus amigos se divierten es muy duro, pero debemos encontrar la manera de hacerlo más llevadero. Por ello, tampoco podemos pensar en el verano como una época sólo destinada al estudio, ya que es necesario que combinemos los descanso y el estudio.

Consejos para preparar y aprobar unas oposiciones
Si podemos, también es buena idea variar de lugar de estudio, de forma que sea diferente al que utilizamos durante el invierno. Si nos desplazamos aun apartamento u hotel esto es más sencillo, pero dentro de casa simplemente tenemos que elegir otro cuarto que reúna las condiciones y empezar a estudiar en él.

Debemos ser realistas con respecto al tiempo que le vamos a dedicar al estudio. Es indudable que, a menos que se acerque el examen, las jornadas dedicadas a estudiar se alarguen indefinidamente. Deberemos elegir con cuidado en qué momento del día estamos más despiertos y cuando rendimos mejor.

– Combate el calor en la medida en la que puedas, ya sea con aire acondicionado que lo hará desaparecer, sobre todo el aire acondicionado. El calor es el mayor enemigo del estudiante, ya que le hace caer en un sopor que dificulta la concentración. Por ello es indispensable pertrecharse de un buen abanico o ventilador y lograr que la temperatura de nuestro lugar de estudio no sea excesiva.

Consejos para preparar y aprobar unas oposiciones
Llega el verano, el buen tiempo, se abren las piscinas, el termómetro sube y lo que menos apetece en ese momento es tener que estudiar cualquiera de los temas que componen el temario de las oposiciones a las que nos estamos presentando. Sin embargo, aunque la totalidad de los estudiantes sí están de vacaciones, parar de estudiar en verano es un lujo que la mayoría de los opositores no pueden permitirse, especialmente si están opositando a cuerpos del grupo A.

Aunque resulte duro, es importante no parar de estudiar para no perder el ritmo de estudio que tanto nos ha costado conseguir y será difícil recuperar de nuevo.

Para sobrellevar el estudio en verano, lo mejor que podemos hacer es estudiar sin dejar de disfrutar del verano. Si nos vamos de vacaciones a un hotel o un apartamento, debemos llevarnos con nosotros todo lo necesario para los temas que vayamos a estudiar durante ese tiempo, con la ventaja de que podremos cambiar el entorno de estudio, y hacerlo en la montaña, en la playa o frente a la piscina.

Debes adaptar tu estudio al verano, combinando más espacios de ocio que en invierno, para así no perder la sensación de estar de vacaciones. Por ello, sin llegar a dejar de estudiar, es aconsejable flexibilizar el horario.

Pocos enemigos tan poderosos de la concentración como el calor. ¿Quién puede estudiar con 40 grados a la sombra? Por ello, combatirlo también es importante. Si tienes suerte, puedes utilizar aire acondicionado, aunque no demasiado fuerte. Si no, puedes utilizar un ventilador y aprovechar los momentos más frescos del día, como las primeras horas de la mañana o de la noche.