Cómo superar los exámenes finales con buena nota
Para superar un examen deberás de contar con la información técnica y los conocimientos específicos de la materia. Sin embargo, en muchas ocasiones eso no es suficiente. Seguramente alguna vez habrás suspendido cuando te lo sabías todo. Toma nota de los siguientes consejos para que no te vuelva a suceder. ¡Estudia bien y seguro que apruebas!

Es importante dormir adecuadamente los días previos al examen. La falta de sueño impide la concentración y durante la prueba te asaltaran las dudas. Planifica tu tiempo de estudio y procura no distraerte la noche anterior al examen. No obstante, tampoco es bueno obsesionarse, una vez lo tengas todo repasado, desconecta y eso relajará tu mente, y tus conocimientos podrán acomodarse más eficientemente en la cabeza. Así podrás acudir al examen fresco y relajado.

Si el examen es oral, practica en casa repitiendo en voz alta todas las frases que vayas a utilizar. Para ello colócate al frente de un espejo. Ponle entonación y obsérvate para corregir aquellos gestos que podrían mostrar inseguridad. Mientras que si el examen es escrito, practica redactando con tus propias palabras, las respuestas a las preguntas que supones que pueden realizarte.

Escucha o lee atentamente todas las preguntas y tómate tu tiempo para responder. Si puedes elegir entre varias preguntas o temas para empezar a responder, empieza siempre por la que mejor conoces. Eso hará que tengas mayor seguridad y puedas terminar el examen en menos tiempo.

Recuerda no responder sobre aquello que no te hayan preguntado, sólo porque tú sabes más sobre eso. El profesor entenderá que eso lo haces porque ignoras lo que te han preguntado. No te pongas nervioso, seguro que todo saldrá bien.

Consejos para repasar un examen

Cuando nos acercamos a la fecha del examen es el momento de comenzar con los repasos para fijar bien en nuestra memoria todos los conceptos de forma que el día que nos examinemos no suframos ningún bloqueo ni olvido. Sin embargo, muchos estudiantes no saben bien cómo organizarse estos repasos, llegan incluso a olvidarse de ellos, cuando de los repasos finales muchas veces depende el éxito en nuestros exámenes.

Lo primero que deberemos hacer es preparar un programa de repasos, de forma que sepamos cuánto tiempo necesitamos para preparar la materia e intentando siempre que nos queden al menos tres o cuatro días antes del examen, días que utilizaremos en dar un repaso final general, con el cual nuestro estudio habrá concluido.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
A la hora de repasar para un examen, debemos tener en cuenta que no es necesario leerse todo el temario por completo, ya que ello nos cansaría y nos haría perder mucho tiempo. Lo mejor es repasar tan sólo los esquemas y resúmenes que hayamos realizado a lo largo del periodo de estudio.

A continuación deberemos intentar recitar el temario que hayamos estudiado sin ayuda del libro ni de los apuntes, para comprobar el grado de memorización que hayamos logrado. Si nos resulta aburrido o nos pone nerviosos simplemente recitar el temario, podemos realizar mientras lo hacemos un mapa conceptual, reflejando en ellos toda la información que hayamos memorizado, como un esquema del esquema. De este modo, sabremos no sólo si realmente nos acordamos del temario, sino también si lo hemos comprendido, lo cual nos va a ayudar a realizar el examen.

Mientras repasamos es buena idea intentar hacer las preguntas que nos pueden caer en el examen y ver si las podemos resolver. Finalmente haremos una lectura completa de todo el temario, con lo cual nuestro repaso habrá finalizado. Ya sólo quedará descansar bien y hacer el examen.

Consejos para preparar los exámenes de septiembre

Estudiar no es una tarea fácil. A veces los resultados obtenidos no son los que esperábamos y nos toca seguir estudiando en verano para preparar los exámenes de septiembre. Es entonces cuando el verano, que debería ser una estación de diversión y alegría, se convierte en una época de tedio y aburrimiento.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
Para que estudiar ahora no se convierta en un suplicio y podamos preparar los exámenes con éxito, conviene seguir unas pautas desde el principio. Solamente así conseguiremos superar la prueba y aprobar en septiembre. Aquí te dejamos algunos consejos prácticos que te resultarán bastante útiles.

Es necesario diseñar un plan de estudio

Ya sea porque no te ha ido bien a final de curso y tienes una o más asignaturas pendientes, porque estás preparando unas oposiciones (y éstas no saben de verano ni de vacaciones) o porque estás aprovechando estos meses para formarte y hacer algún curso intensivo, lo cierto es que estudiar cuando hace buen tiempo y todo el mundo está en la calle pasándolo bien puede hacerse muy cuesta arriba. No está de más repasar algunos consejos que te ayudarán a estudiar en verano.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
Es necesario reflexionar y diseñar un plan de estudio organizado que haga que nuestros esfuerzos merezcan la pena y superemos el período con nota. Lo primero que tendrás que hacer es programar la materia que tienes que estudiar en función del tiempo que calculas que vas a tener. Si tienes varias asignaturas, puede que algunas te lleven más tiempo y esfuerzo que otras. Ahora es el momento de planificar todas esas cosas, para que después no te pille el toro.

La constancia

Comienza por recopilar todo el material necesario: temarios, apuntes o libros. Si te falta algo, ahora aún puedes recurrir a compañeros o profesores para conseguirlo, ya que más adelante puede que no encuentres a nadie. En vacaciones todo el mundo desaparece.

Planifica tu horario. No servirá de nada que te des una buena panzada a estudiar al principio, si después abandonas. Márcate unos objetivos, establece un horario de estudio y sé constante. Piensa que tendrás que hacer pausas cada cierto tiempo para desconectar un poco. Busca tu mejor momento para estudiar, ya sea por la mañana o por la noche, y hazlo en un lugar tranquilo, fresco y cómodo, sin distracciones. Y, por último, no te niegues algunos ratos de ocio y diversión. No todo va a ser meter la cabeza en los libros. Sal de vez en cuando a divertirte y después estudiarás con más ganas.

Cómo aprobar un examen de desarrollo

Uno de los exámenes más comunes en las oposiciones es el examen de desarrollo que consiste, como su nombre indica, en que se da el título de un tema de mayor o menor amplitud y el alumno debe desarrollarlo detalladamente.

A muchos estudiantes les gusta más este tipo de examen que los test, ya que en estos pueden explayarse y plasmar en el papel todo lo que han estudiado. Sin embargo, si queremos aprobar el examen deberemos tener mucho cuidado de no meter “paja” ni perdernos en divagaciones que nos hagan perder el hilo del tema y hagan pensar al examinador que no estamos bien preparados.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
Es muy importante la forma de estudiar. Lo mejor es realizar un esquema de cada tema, esquema que deberemos memorizar y que nos servirá como guía el día del examen. Normalmente en estas pruebas te permiten escribir un guion de la pregunta, para poder desarrollarla convenientemente. No dudes en plasmar por escrito tu esquema e irlo siguiendo punto por punto.

Practica la redacción. Procura ensayar escribiendo temas a medida que te los vayas estudiado, como si estuvieras en el examen, para tener más soltura y mejorar tu expresión.
Ten cuidado con el tiempo. Si tienes varios puntos a desarrollar, calcula el tiempo que vas a dedicar a cada uno de ellos, de forma que no te extiendas demasiado en ninguno y no quede ninguna parte de la pregunta, al menos, esbozar.

Procura que la redacción sea sencilla y que la presentación sea limpia y ordenada. Por el aspecto de tu examen, si es ordenado o caótico, el examinador ya puede presuponer en gran medida tu conocimiento del tema. Antes de terminar el examen, si dispones de unos minutos, reléelo despacio, para determinar si te falta algo y para corregir las posibles faltas de ortografía, que pueden deslucir mucho tu examen.

Consejos para aprobar tus exámenes finales

Da igual cuando tengas los exámenes finales, tanto si los tienes cerca como si aún quedan unos meses para que lleguen. Porque para poder aprobarlos hay que tener una serie de aspectos y poder afrontarlos y superarlos con éxito. No debes tenerlos como algo que temer, si no como la oportunidad de todo tu esfuerzo invertido durante el transcurso de tus estudios concluya con éxito. Mantener tus nervios bajo control, tener una dieta equilibrada y dormir todas las horas necesarias durante la noche, son las máximas claves.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota

Evita el sprint final

Para poder ir tranquilo a un examen final debes evitar dejarlo todo para último momento. Llevar el curso estructurado y seguir los contenidos marcados te ayudará a que cuando llegue el examen sólo tengas que repasar aquellos aspectos que se te hayan quedado un poco olvidados, pero sólo como refuerzo, nunca como nuevo aprendizaje cuando tienes el examen encima.

Hábitos de vida y de estudio

Un buen hábito de estudio no debe ser únicamente empleado cuando se acercan los exámenes, además de que resulta agotador tanto física como psíquicamente. Debes mantener la constancia durante todo el transcurso de tu aprendizaje, además de incluir en tus hábitos académicos una buena alimentación, actividad física para despejar cuerpo y mente y sobre todo, tener tiempo libre equiparado al tiempo de estudio. Que estés siempre estudiando no te ayudará a aprobar, tu mente necesita despejarse.

Además, otro aspecto muy importante cuando se estudia es dormir. Debes dormir un mínimo de 8 horas diarias. Que te pases la noche anterior estudiando y vayas al examen sin dormir, no te asegura unos buenos resultados, pero sí te asegura una confusión mental y un cansancio considerable. Para que toda la información que has estudiado se organice bien en tu mente, debes dormir para que tu cerebro pueda distribuir lo aprendido adecuadamente, evitando confusiones de contenido.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota

Estar seguro de ti mismo

Ten confianza en ti mismo, pero tampoco te te duermas en los laureles. Es decir, es adecuado que te sientas seguro de tu rendimiento durante el curso y mantener un buen estado emocional, donde la motivación hacia los estudios y el autocontrol en tus emociones sean protagonistas. Pero no te confíes sin tener todo bien estudiado, pensando que lo harás de sobra bien y lo dejes todo para último momento, porque te podrías llevar alguna sorpresa desagradable.

Para poder asegurar el éxito académico debes trabajar de forma constante, con fuerza de voluntad y estando seguro de tu aprendizaje diario.

Personaliza tu técnica de estudio

No hay una técnica de estudio clave para todos igual ni un conjuro mágico que te haga aprobar sin esfuerzo. Tú debes saber qué manera te va mejor para estudiar y qué necesitas para obtener un buen resultado. Ten en cuenta la observación, la comprensión, evitar estímulos, evitar el cansancio descansando adecuadamente, apoyos adicionales de estudio, etc. para mejorar tu técnica de estudio.

Ponte un horario de estudio y organízate las actividades y tus quehaceres diarios para afianzar una rutina que te confianza. Es muy importante que no se te olvide intercalar un tiempo de descanso y que evites a toda costa evitar el estudio durante altas horas de la noche. Piensa que el descanso nocturno es fundamental para la recuperación física y mental y para poder reiniciar el siguiente día.

Además el día antes del examen final es recomendable que duermas lo adecuado y no estudies. Puedes repasar lo aprendido durante todo el proceso de estudio anterior, pero no estudies el último día lo que deberías haber estudiado con antelación. Puedes destinar la mayor parte del día anterior a hacer actividades que te relajen como pasear o hacer deporte y seguir cuidando tu alimentación. Pero que no requieran gran esfuerzo ni alterarte emocionalmente.

¿Y si no llego a mi nota?

Si no llegas a la nota necesaria después de todo tu esfuerzo, no dramatices y aprende de tus errores para mejorar la próxima vez y superarte.

Si piensas que debes ir a que te revisen el examen, ve con una actitud correcta y fundamenta tu malestar por la nota obtenida. Deja de lado la rabia o la ira. Muestra interés por mejorar y superarte. Apunta todo aquello que te dice el profesor y comprueba tus apuntes.

Cómo superar la selectividad

Se acercan las fechas más temidas por todos aquellos estudiantes que aspiran a formar parte de la comunidad universitaria, pero que antes deberán pasar la selectividad, y en función de la carrera con mejor o peor resultado, lo que aumenta todavía más el estrés de muchos jóvenes. Para ayudarte a afrontar los nervios previos a esta dura prueba, te recomiendo que sigas al pie de la letra los siguientes consejos que aparecen a continuación y así tu esfuerzo será compensado con creces.

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
-Aunque en la práctica pueda resultar difícil, es aconsejable presentarse a las pruebas de selectividad lo más descansado y relajado posible, y prestar mucha atención a las indicaciones de los examinadores.

-Según los expertos, estructurar el temario con esquemas y breves explicaciones es importante no sólo a la hora de estudiar, sino también en el momento de responder a las preguntas, ya que cuanto más concisa y clara sea la respuesta mejor.

-Un calendario bien organizado con las horas que dedicarás a cada asignatura es fundamental para ayudarte a distribuir tu tiempo de una manera eficiente. Además, es muy recomendable dejar un día o una tarde libre a la semana para dedicarlo a descansar. Al igual que sucede con cualquier otro examen, en las pruebas de selectividad no conviene dejarlo todo para el último momento, así que cumple a rajatabla con tus deberes.

-Durante los exámenes, acuérdate de leer atentamente los enunciados y de tomarte tu tiempo para decidir qué opción quieres responder. Y en este sentido también es aconsejable pensar cómo vas a exponer tu respuesta, siguiendo un orden lo más estructurado posible.

-Distribuye bien el tiempo que dedicarás a cada ejercicio, y si te sobra tiempo dedícalo a repasar todas tus respuestas.

-La ortografía, la sintaxis, los signos de puntuación, el orden de las frases, el vocabulario… son otros aspectos que deberás tener muy en cuenta si quieres conseguir un buen resultado en tus pruebas. Al mismo tiempo, tu presentación deberá ser limpia, clara y ordenada.

-Responde únicamente a lo que se te pide y no alargues tus respuestas con explicaciones innecesarias, puesto que no lograrás mas puntuación, es tan sólo tiempo perdido. Sin embargo, puede ser interesante en según qué preguntas añadir algún ejemplo, o si lo consideras necesario argumentar tu respuesta.

Superar el bloqueo ante los exámenes

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
Algunos estudiantes, aunque dedican muchas horas al estudio y se esfuerzan realmente en preparar los exámenes, cuando llegan estos, no obtienen los resultados que serían esperables después de tanto esfuerzo. Esto se debe a que, debido a la ansiedad que les provoca el examen, sufren un bloqueo mental que les impide afrontarlo con éxito, es decir, “se quedan en blanco”.

Esto trae consecuencias negativas al estudiante, ya que puede desmotivarse al no obtener resultados y sus padres o profesores pueden recriminarle que no se esfuerza los suficiente. Afortunadamente este bloqueo se puede superar con unas sencillas medidas:

– La noche antes es importante descansar bien, para que la mente esté despejada y el sistema nervioso relajado. Un paseo antes de acostarse puede ayudar a conseguirlo.

– Si al leer el examen te bloqueas y sientes que se te ha olvidado todo, lo mejor es tomarte unos minutos para respirar profundamente y relajarte. No necesitas mucho tiempo, con cinco minutos es suficiente. Puedes hacerlo también durante en el examen, si en algún momento vuelves a bloquearte. Después lee las preguntas con tranquilidad, asegurándote de que las entiendes bien.

– Lleva siempre un reloj. El control del tiempo te ayudará a estar relajado porque te permitirá distribuirte el tiempo del examen.

– Una vez hayas entendido bien las preguntas, elige que la que mejor te sabes. De ese modo podrás comenzar a escribir y te dará seguridad para seguir respondiendo.

– Recuérdate a ti mismo que vas bien preparado para el examen y que tienes los conocimientos para superarlo.

– Si el examen es tipo test, contesta primero las preguntas que sabes con todo seguridad. Hazlo de forma rápida pero sin equivocarte. Después contesta aquellas de las que no estás muy seguro.

Relajarse después de los exámenes

Cómo superar los exámenes finales con buena nota
El curso se ha terminado y los exámenes quedan atrás. Muchos estudiantes, sin embargo, han hecho un gran esfuerzo en esta recta final del curso para elevar la nota de las asignaturas que peor han llevado durante el curso de cara a evitar un suspenso y tener que estudiar de cara a septiembre, lo que hace que ahora se sientan agotados. Esto ocurre sobre todo con los estudiantes universitarios, muchos de los cuales se han jugado todo el curso casi a la nota de un examen, así como con aquellos opositores a los que ya sólo les queda conocer la nota del examen final.

Después del esfuerzo, la mente se siente agotada y parece difícil desconectar de los estudios. Para lograrlo, nada mejor que relajarse después de los exámenes, independientemente de cuál haya sido el resultado. Si ha sido bueno, será un premio y si no, servirá para recargar las pilas para continuar estudiando. Aquí te aconsejamos cómo relajarte después de los exámenes:

– Dormir: Seguramente no has dormido todo lo necesario en las noches previas a los exámenes. Por ello ha llegado el momento de una buena cura de sueño, que sirva para relajar tanto el cuerpo como la mente.

Esto incluye no solo dormir por la noche, sino también echar una pequeña siesta cuando sintamos necesidad de ello. De ese modo nos sentiremos totalmente repuestos.

– Disfrutar de tus hobbies: Cambiar a una actividad relajante que te guste es otra buena manera de desconectar y reponerte tras los exámenes, sobre todo si se trata de actividades al aire libre o relacionadas con el deporte.

– Tomar un baño: Nada como un buen baño relajante. Para potenciar este efecto, se puede utilizar la aromaterapia, con aceites esenciales con efecto relax como la lavanda.