Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
Una de las asignaturas que más dificultades crean en los alumnos son las matemáticas. A medida que avanzan en los cursos, el aprendizaje de esta ciencia se va volviendo más complicado y, para muchos, un galimatías incomprensible. La creencia, además, de que no se está dotado para las matemáticas hace que muchos niños tiren la toalla y esperen impacientes el momento, en Bachillerato, de verse libres por fin de esta asignatura.

Sin embargo, todos tenemos habilidades matemáticas que nos permiten aprenderlas y ponerlas en práctica, habilidades que pueden mejorarse utilizando la metodología adecuada, además de realizando ejercicios que nos permitan mejorarlas y potenciarlas. Hacerlo desde que el niño es pequeño permitirá que el niño desarrolle dichas habilidades, comprendiendo la asignatura a medida que avanzan en el aprendizaje.

Convertir las matemáticas en algo divertido es esencial para mejorar estas habilidades. Para ello, nada mejor que utilizar juegos o puzzles que ayuden al niño a familiarizarse con los números y otros conceptos matemáticos y les den un toque divertido. Los sudokus, pasatiempos y otros juegos diseñados específicamente para ellos, tanto en papel como en Internet, aumentarán el carácter lúdico de éstas.

También deberemos integrarlas en la vida diaria del niño. En la compra podemos pedirle que busque el precio más bajo de un producto o que calcule, por ejemplo, cuántas piezas de fruta serán necesarias para toda la familia. En el coche, podemos pedirle que calcule la distancia que queda para llegar…, etc.

La cocina es un lugar especialmente idóneo para aprender matemáticas, ya que se deben utilizar pesos y medidas. Cocinar con ellos permitirá al niño ejercitar sus habilidades matemáticas y podrá disfrutar comiendo lo que él mismo ha preparado.

La práctica del cálculo mental también resulta aconsejable, ejercicio que se puede realizar cuando le llevemos al colegio, estemos esperando en la cola del supermercado, etc.

Trucos para aprender las tablas de multiplicar

Una de las primeras cosas que te enseñan en la escuela son las tablas de multiplicar, es algo a lo que todos los estudiantes se deben enfrentar de forma obligatoria a partir del segundo curso de Primaria. Aprendérselas de memoria es bastante aburrido y a muchos niños les cuesta horrores. Por eso, para motivar al alumno y hacer más ameno su aprendizaje, se pueden utilizar distintos recursos, juegos y aplicaciones que ayudan a aprender, repasar y practicar de una forma diferente y no tan monótona.

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
La mayoría de los niños recurren a la memoria para aprender las tablas de multiplicación. Es sin duda la mejor vía. Sin embargo, además de ser aburrida, en ocasiones falla. Los expertos educativos, especialmente los tutores en matemáticas, aconsejan mucho repaso y mucha práctica para afianzar bien las tablas en la mente de los escolares, algo de vital importancia en cursos superiores.

Otras estrategias muy recomendables para agilizar el calculo mental son las siguientes:

– Secuencia numérica: consiste en escribir en una columna los números del 0 al 9 y a la derecha de estos números, la misma secuencia pero al revés, del 9 al 0. El resultado es la tabla del 9 completa.
– Aprender con rimas y canciones: algunos de los resultados de las tablas son más fáciles de aprender porque surge una rima al pronunciarlos, como 5×5=25, 6×4=24 o 6×6=36.
– Par o impar: Existe una regla muy sencilla que nunca falla: Par x Par = Par, Par x Impar = Par e Impar x Impar = Impar.
– Propiedad conmutativa: hay que explicar a los niños desde el principio en qué consiste la propiedad conmutativa, es decir que el orden de los factores no altera el producto. Da lo mismo 2×4 que 4×2.

Trucos para aprender a dividir

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
Después la multiplicación, el siguiente paso consiste en aprender la operación contraria, es decir, la división. Mientras que aprender a multiplicar suele resultarnos sencillo e incluso divertido, aprender a dividir muchas veces se hace lioso y cuesta arriba.

Para evitarlo, podemos utilizar una serie de trucos que nos ayuden a que aprender a dividir sea casi tan sencillo como a multiplicar y, si nos lo proponemos, incluso divertido.

La división no es complicada si pensamos que es la operación contraria a la multiplicación.

Por ejemplo, queremos saber cuál es el resultado de la operación 8:2 (8 dividido por dos). Para ello, tenemos, en una hoja, que escribir el dividendo, 8, a su derecha y metido en un cajón el divisor, 2.

En este momento, tendremos que buscar un número que, multiplicado por el divisor, dé como resultado el dividendo (2×4=8 en nuestro ejemplo). Con ello, el resultado sería 4 y ya habríamos terminado la división.

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
Como el resultado es exacto, tendríamos que poner debajo del dividendo un cero, pero si no lo fuera, anotaríamos lo que falta para llegar al divisor. Por ejemplo, si queremos dividir 9:2, el número que más se aproxima es 4. Como 4×2=8, nos faltaría uno para llegar al nueve y ya habríamos terminado la operación

Ya sólo queda continuar hasta el final, bajando una a una las cifras del dividendo, hasta que se agoten los números, repitiendo los pasos anteriores con cada una de ellas.

Existen unas reglas que nos ayudan a saber por qué número es divisible una cifra, y así realizar la división más rápidamente. Por ejemplo, sabemos que un número es divisible por tres si la suma de todas sus cifras es múltiplo de tres. No dudes en aprendértelas, ya que te resultarán de gran utilidad.

Trucos para aprender a calcular ecuaciones

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
Solo unos pocos privilegiados tienen la suerte de resolver complejos problemas matemáticos y hacer que parezca cosa de niños. El resto necesitaremos tiempo y dedicación. Si las matemáticas también son tu asignatura pendiente, coge lápiz y papel y toma buena nota de nuestros consejos.

Pero antes de comenzar, ¿sabes qué son las ecuaciones? Son la forma que tenemos que expresar dos cantidades iguales, es decir, una fórmula de igualdad con una variable que es X. Y la solución de la ecuación será el numero que, al sustituirlo por esa x, resuelva el problema.

En álgebra, la ecuación más elemental es la lineal. ¿Y cómo podemos solucionarla? Para ello debes tener en cuenta este método: eliminar los paréntesis; eliminar los denominadores; agrupar términos semejantes; despejar la variable; y comprobar la solución.

Así que empieza por eliminar todos los paréntesis de tu ecuación, si es que los tiene. Comienza por el número más interno y realiza las operaciones que se indican en la ecuación.

Si las ecuaciones contienen denominadores tendrás que eliminarlos. Para ello multiplica por el m.c.m. (el mínimo común denominador) ambos lados de tu ecuación.

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
También deberás agrupar las expresiones con la variable hacia el mismo lado, que suele ser el izquierdo. Mientras que todos los números deberán estar en el otro extremo de la ecuación.

Y para terminar tendrás que comprobar si la solución es correcta.

Y si lo que quieres es comparar tus resultados, puedes visitar la página web Mathway que es un servicio online que nos permite resolver todo tipo de ecuaciones, desde las más fáciles hasta las más complicadas.

En cualquier caso, para resolver ecuaciones matemáticas no hay ningún secreto más que paciencia y mucha práctica, en algunos casos tal vez la ayuda extra de alguien con experiencia y conocimientos.

Aprender matemáticas de forma divertida

Es bien sabido que una de las asignaturas más pesadas para los estudiantes son aquellas en las que hay que trabajar con números. Para muchos las matemáticas con aburridas o de poca utilidad. Sin embargo, operar con números puede llegar a ser una experiencia divertida y entretenida, si le conseguimos dar enfoque diferente al tradicional. Aplicar las matemáticas a los usos de la vida diaria es una gran forma de facilitar su comprensión, organizar competiciones, jugar con pasatiempos numerales o utilizar materiales didácticos con diferentes actividades para que los alumnos descubran las ventajas de dominar el cálculo mental. No es tan difícil como puede parecer, simplemente es cuestión de práctica.

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
La clave consiste en motivar, innovar y crear un contexto que fomente el aprendizaje, con el fin de incrementar el interés de un alumno por una asignatura. Aplicar estas tácticas a las matemáticas, permite que los más pequeños aprender de una forma divertida y dinámica, al mismo tiempo que desarrollan capacidades y competencias necesarias para cumplir con los objetivos académicos.

Las mates aplicadas consisten en resolver problemas numerales en gran cantidad de situaciones. La habilidad consiste en fomentar el uso del pensamiento matemático sin que el alumno lo entienda como una actividad académica. Por ejemplo, cuando te acompañe para hacer la compra, le puedes pedir que busque un producto con el precio más bajo, que compre un número determinado de manzanas para que cada miembro de la familia pueda comer dos durante la semana (tendrá que hacer una multiplicación) o enseñarle a calcular los descuentos que se ponen como oferta para entender mejor cómo funcionan los porcentajes. Luego cuando pase por caja, que cuente las monedas o billetes que tiene que entregar para adquirir los productos seleccionados.

En la cocina es otro lugar ideal para ampliar la formación numérica. Por ejemplo, al preparar una receta, el niño puede ayudar en las tareas de medición o peso de los ingredientes. Eso seguro que le encantará. Como estos casos, puedes encontrar muchas situaciones para que el pequeño se familiarice con los cálculos. En su vida le será de gran ayuda y en la escuela tendrá menos problemas para entender los casos propuestos.

Redes sociales para aprender matemáticas

Si hay una asignatura que a muchos estudiantes se les hace cuesta arriba, esa es sin duda las matemáticas. Los alumnos no comprenden las explicaciones del profesor, puede que en casa sus padres u otros familiares no pueden ayudarlos a entenderlos y al llegar la hora de hacer los deberes el niño se enfrenta con un montón de problemas y preguntas que no sabe cómo resolver.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías permiten una comunicación cada vez más fluida entre las personas, y se han convertido, sin duda alguna, en un elemento más para ayudar a los docentes en su labor educativa y a los alumnos a mejorar su rendimiento. Una de estas herramientas son las redes sociales para aprender matemáticas, donde tanto alumnos como profesores pueden compartir conocimientos, resolver dudas y pedir y recibir ayuda a la hora de superar esta, para muchos, temida asignatura.

Trucos para aprender las tablas de multiplicar, dividir y calcular ecuaciones
Estas redes sociales suelen agrupar los contenidos y niveles, lo que posibilita al alumno encontrar con facilidad los conceptos que está buscando. Uno de los usos más habituales de estas redes que hacen los alumnos es la posibilidad de plantear algún problema o tema que no haya entendido y que los demás miembros de la comunidad virtual le ayuden a resolverlo o a mejorar su conocimiento del mismo.

Además, los alumnos pueden encontrar explicaciones interactivas y representaciones multimedia de aquellos contenidos que están estudiando en clase, lo que sin duda se traduce en una motivación extra que permite al estudiante acercarse de un modo motivador y novedoso.

Las redes sociales de matemáticas que podemos encontrar actualmente en Internet son Sangakoo, destinada principalmente a estudiantes y Micromat, destinada a los profesores y que les permite compartir conocimientos sobre la materia. Basta darse un paseo por la red para encontrar estas redes que nos ayudarán a aprobar una asignatura que no siempre resulta sencilla.